El examen para el ingreso al bachillerato es uno de tantos retos que debemos enfrentar en la vida. Este reto lo superan quienes se han fijado una meta y luchan para conseguirla.

Las Guías APrueba  COMIPEMS y EXANI-I te ayudan a conocer tu nivel de conocimientos con su simulador de exámenes para que enfoques mejor tus horas de estudio y estés listo para este triunfar en este reto. 

Un examen de admisión es como un triatlón –el cual consiste en recorrer ciertas distancias a nado, en bicicleta y en carrera–. La primera condición es –obvio– que quien participa sepa nadar, andar en bicicleta y correr. Pero esta competencia no la ganará el mejor nadador, el mejor ciclista ni el mejor corredor. La ganará la persona que se desempeñe de la mejor manera en las tres actividades. De igual manera, en el examen de admisión no basta con dominar una materia y descuidar las demás, hay que prepararse para todas.

Los exámenes de admisión no están hechos para aprobar o reprobar, no hay un límite de conocimientos necesario para ser admitido en alguna escuela. Incluyen preguntas de diferente dificultad, de manera que los aspirantes se separen lo suficiente como para distinguir entre quienes tuvieron un buen desempeño y quienes no lo lograron. El triatlón es igual, no ganan quienes logran terminar en un tiempo previamente fijado, sino los que tienen mejor desempeño en comparación con los demás.

Lo que indaga principalmente un examen de admisión es el desarrollo de varias aptitudes: el uso del lenguaje (el español en nuestro caso), las matemáticas y la capacidad de obtener conclusiones lógicas sin necesidad de utilizar palabras. A estas aptitudes se les denomina y se les agrupa de diferentes maneras. Se les puede llamar habilidad verbal, razonamiento verbal o comprensión lectora; pensamiento matemático o habilidad matemática; pensamiento analítico o solución de problemas, etcétera. Un segundo conjunto lo constituye la gama de conocimientos que también nos enseñaron en la escuela: historia, geografía, física, química, biología… En el examen de la Comipems, por ejemplo, estas dos grandes secciones están agrupadas; en el EXANI del Ceneval, en cambio, se distribuyen en dos pruebas diferentes (de admisión y de diagnóstico).

En cualquier caso, los instrumentos de admisión están basados en el hecho de que todas las personas somos inteligentes, pero algunas han avanzado más en su capacidad de comprender y utilizar los textos para aprender cosas nuevas, que entienden y saben emplear los principios del lenguaje matemático y que han desarrollado la habilidad de enfrentar cualquier tipo de problema haciendo uso de sus conocimientos, experiencia, creatividad  e imaginación.

Compárteme. Gracias
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter