La comprensión lectora, de acuerdo con la guía oficial, es la habilidad que permite al individuo identificar, interpretar y evaluar la forma y contenido de diversos materiales escritos en ámbitos de estudio, literario y de participación social; es decir la capacidad de procesar y dar sentido a lo que se lee, entender las relaciones explícitas e implícitas entre diferentes partes de un texto, llegar a inferencias y deducciones, identificar suposiciones o implicaciones, así como la habilidad de relacionar el contenido de los textos con la experiencia y los conocimientos previos, para establecer juicios basados en el conocimiento.

Se investiga si el estudiante identifica información concreta y explicaciones, e identifica las estructuras temporales de un texto, así como las ideas centrales y secundarias o un resumen correcto de lo que lee.

Hay preguntas que pretender medir el grado en el que el estudiante es capaz de interpretar la información, utilizando sus conocimientos y experiencia.

Se busca, también, reconocer la utilidad de un texto o las características de personas, ambientes o acciones para saber si el que estudiante comprende lo que lee, elemento indispensable para continuar con éxito sus estudios de bachillerato.

Los textos que se emplean son de los ámbitos educativo, literario y social o de uso generalizado.